martes, junio 22, 2010

LA CARTOGRAFÍA DE LA LOCURA

¿Es verdad o es 'cuento' lo del cambio climático? Mientras escribo esto, veo en la televisión las noticias sobre las tremendas catástrofes provocadas por la ola invernal en lugares como Europa, China (130 muertos, 800.000 afectados) y Brasil (1.000 desaparecidos, 39 muertos). Y por supuesto, en Colombia, en La Mojana. No pasará mucho tiempo antes de que las noticias informen que los mismos y otros sitios del país y del mundo están afectados por unas igualmente tremendas sequías.
También estoy a la expectativa del lanzamiento de la "Segunda Comunicación Nacional sobre Cambio Climático" preparada por el IDEAM. Por ahora, de acuerdo con la información disponible, los 'escenarios' que anticipan algunos de los efectos del cambio climático en el territorio nacional, indican que en la mayor parte del país se incrementará el promedio de la temperatura (es decir: va a hacer más calor) y se reducirá la precipitación pluvial (es decir: va a llover menos, lo cual quiere decir que va a haber menos agua disponible).
Los mapas de arriba muestran el incremento de temperatura. A la izquierda el escenario 'pesimista' y a la derecha el 'optimista'. Los colores naranja y rojo muestran las regiones del país en las cuales ese incremento será mayor.
Los mapas de arriba muestran la reducción de la precipitación anual. A la izquierda, el escenario 'pesimista' y a la derecha el 'optimista'. En regiones como la Alta Guajira, la Sierra Nevada de Santa Marta y el Litoral Central (Caribe), la reducción de las lluvias puede ascender al 50%. En otras regiones del país será entre el 30% y el 50%. En el mejor de los casos (Orinoquia, Amazonia) será entre el 15% y el 30% menos que la actual. En el litoral pacífico las lluvias pueden aumentar o disminuir en alrededor del 15% con respecto a la cantidad actual.
Si hoy existen en el país tantos municipios en situación de stress hídrico (es decir, que en épocas secas se quedan sin agua... y a veces en época de lluvias también), imaginémonos las condiciones de habitabilidad con un 50% o con un 30% menos de pluviosidad anual.
Y si hoy tenemos casi 100.000 casos de dengue, y 99 muertes confirmadas por causa de esa enfermedad (SEMANA, Junio 2010), imaginémonos qué puede suceder cuando la temperatura promedio se incremente en todo el territorio nacional (cuando ya los zancudos no tengan que ponerse ruana para subir a Bogotá).
E imaginémonos el tamaño de los conflictos que vamos a afrontar si hoy, sin cambio climático, existen 4 millones de desplazados en el país.
La capacidad de los ecosistemas colombianos para 'atraer', conservar y ofrecer recursos vitales como el agua y para prestar servicios ambientales como la amortiguación del impacto de aguaceros torrenciales concentrados en pocas horas (que van a ocurrir aun cuando disminuya el promedio de la precipitación anual) y como el control natural de plagas, se va a convertir en la principal fortaleza del territorio colombiano. Esa capacidad depende de que se puedan mantener y fortalecer (y recuperar en donde haya sido afectada) la integridad y la biodiversidad de los ecosistemas colombianos. Por esa y otras razones, el artículo 79 de la Constitución Nacional establece que "es deber del Estado proteger la diversidad e integridad del ambiente".
El mapa de arriba, que es 'oficial' del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, muestra los lugares del territorio nacional en los cuales se han concedido títulos mineros, bis a bis las zonas protegidas del país.
Los mapas de abajo están en la página de la Agencia Nacional de Hidrocarburos y muestran las 47'665.054 hectáreas del territorio continental y oceánico del país que se están ofertando para la explotación minera y petrolera.
El mapa de arriba muestra las que HOY, en este momento, se están 'subastando' en Cartagena en la llamada Open Round o Ronda Colombia 2010.
Hernán Martínez, Ministro de Minas y Energía
Este mapa y el de abajo muestran la cobertura actual y las perspectivas futuras de la minería sobre el territorio colombiano. ¿Cómo se compatibiliza ese futuro con las que deberían ser prioridades de adaptación -e incluso de mitigación- frente al cambio climático?
¿Será que no importa que nos tiremos la capacidad de autorregulación climática, hídrica e incluso económica, social y cultural del país, porque con los recursos que supuestamente generará la minería podremos importar agua embotellada y comprar equipos de aire acondicionado para todos los ecosistemas y habitantes de Colombia?
IMÁGENES DE UN DESASTRE
Estas que siguen son apenas dos de las muy dramáticas imágenes de lo que es hoy la zona afectada por el derrame de petroleo en el Golfo de México, 62 días después de la explosión cuyos efectos, con la mayor tecnología conocida en el mundo actual, no se han podido controlar. Por favor miren el 'album' completo (haciendo click) de este accidente que, sin duda alguna, constituirá un hito en la historia del desarrollo humano. De un modelo de desarrollo al cual Colombia le quiere apostar de manera compulsiva. El texto se puede traducir al castellano en esa misma página.
No vamos a discutir aquí en qué condiciones y lugares sería posible adelantar explotaciones mineras con un menor impacto ambiental y social, pero sí a afirmar categóricamente que si las políticas públicas apuntan a que todo el territorio nacional continental y oceánico (con la posible excepción -por ahora- de la Amazonía y la Orinoquía) se convierta en una gran mina, nos estamos encaminando a pasos agigantados la desastre. Lo cual es una pésima noticia, aun cuando uno sea "especialista" en desastres...
"MACONDO WELL"
Por esos caprichos del azar, cayó hoy a mis manos una edición del periódico "The Miami Herald" a través del cual me enteré de que el pozo incontrolable que estalló en las profundidades del Golfo de México, se llama nada menos que "Macondo Well".
Claro, ya buscando en internet, confirmo que efectivamente ese es el nombre de ese reveldísimo "vasito" de la corteza terrestre por donde se está desangrando -si no el patrimonio de la BP... no sé-, sí la confianza infundada en que la tecnología moderna lo puede tener todo bajo control. Ver noticias sobre las causas humanas del accidente en BBC.
¿Será que los seres humanos tenemos capacidad de aprendizaje, o necesariamente la naturaleza nos tiene que enseñar por las malas?
DIOS LOS CRÍA Y ELLOS SE JUNTAN
"Nuevo Plan Arica contempla abrir minería en 40.000 hás de su reserva de la biósfera"